Adventista


Últimos temas
» Juegos Biblicos en PDF
Sáb Feb 26, 2011 6:27 am por Marko

» No descargue su mal humor con sus hijos
Sáb Nov 06, 2010 9:49 pm por Marko

» Vivamos la felicidad en el hogar
Sáb Nov 06, 2010 9:48 pm por Marko

» Capítulo 1
Mar Ago 31, 2010 8:15 am por Marko

» Capítulo 2
Mar Ago 31, 2010 8:14 am por Marko

» Capítulo 3
Mar Ago 31, 2010 8:14 am por Marko

» Capítulo 4
Mar Ago 31, 2010 8:13 am por Marko

» Capítulo 5
Mar Ago 31, 2010 8:12 am por Marko

» Capítulo 6
Mar Ago 31, 2010 8:12 am por Marko

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Diciembre 2017
DomLunMarMiérJueVieSáb
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Palabras claves

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Visitas
free counters

Capítulo 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capítulo 2

Mensaje por Marko el Mar Ago 31, 2010 8:14 am

1 (cap. 1: 16, 20; Sal. 121: 3-4; ).Constante vigilancia en favor de su iglesia.-
En el mensaje a la iglesia de Efeso se presenta a Cristo como sosteniendo las siete estrellas en su mano y caminando en medio de los siete candeleros de oro. Se presenta como "caminando" entre ellos para ilustrar así su constante vigilancia en favor de su iglesia. "No se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel". Tampoco se vuelve indiferente. Estas figuras deben ser cuidadosamente estudiadas por los subpastores y fielmente aplicadas a su propio caso, para que no pierdan de vista su gran privilegio de obtener luz de la Fuente de toda luz, impartiéndola a su vez a aquellos para quienes trabajan (Carta 4, 1908).

1-5. (1 Ped. 1: 5; Jud. 24). El guardián de los atrios del templo.-
[Se cita Apoc. 2: 1-5.] Las palabras proceden de los labios de Aquel que no puede mentir. El cuadro revela eterna vigilancia. Cristo está en medio de los siete candeleros de oro, caminando de iglesia en iglesia, de congregación en congregación, de corazón en corazón. "No se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel". Si los candeleros fueran dejados al cuidado de seres humanos, con cuánta frecuencia vacilaría la luz y se apagaría; pero Dios no ha entregado su iglesia en manos de hombres. Cristo, Aquel que dio su vida por el mundo "para que todo aquel que en él cree no se pierda mas tenga vida eterna", es el guardián de la casa. El es el guardián fiel y leal de los atrios del templo del Señor...
Cristo camina en medio de sus iglesias a lo ancho y a lo largo de la tierra. Observa con intenso interés para ver si los suyos están en una condición espiritual tal que puedan hacer avanzar su reino. Está presente en cada asamblea de la iglesia. Conoce a aquellos cuyo corazón puede llenar con el óleo santo para que lo impartan a otros. Los que fielmente hacen avanzar la obra de Cristo, representando en palabra y en hechos el carácter de Dios, cumplen el propósito del Señor para ellos, y Cristo se complace en ellos (RH 26-5-1903).
(Efe. 1: 1, 15-16.) Malos resultados de la negligencia.-
[Se cita Apoc. 2: 1-5.] En este pasaje se resumen las condiciones para ser aceptados por Dios. La primera experiencia de la iglesia de Efeso la indujo a buenas obras. Dios se deleitaba en el hecho de que su iglesia reflejaba la luz del cielo al revelar el espíritu de Cristo en ternura y compasión. El amor que moraba en el corazón de Cristo, el amor que lo movió a entregarse como sacrificio por la humanidad y a sufrir con paciencia el reproche de los hombres hasta el punto de ser llamado diablo, el amor que lo impulsó a hacer prodigiosas obras de curación durante su ministerio: éste era el amor que debía ser revelado en las vidas de sus discípulos.
Pero ellos descuidaron cultivar la compasión y la ternura de Cristo. El yo, como se manifestaba en los rasgos hereditarios del carácter, echó a perder los principios de las magníficas y buenas obras que caracterizaron como cristianos a los miembros de la iglesia de Efeso. El Señor Jesús necesitaba mostrarles que habían perdido lo que era todo para ellos. El amor que impulsó al Salvador a morir por nosotros no fue revelado en su plenitud en la vida de ellos, y por lo tanto no podían honrar el nombre del Redentor. Y al perder su primer amor se aumentó su conocimiento de teorías "científicas" originadas en el padre de la mentira (MS 11, 1906).

2-6. La pérdida del talento del amor.-
Este mensaje es un ejemplo de la forma en que los ministros de Dios deben presentar sus reproches hoy día. Después de la alabanza por la labor ferviente, viene el reproche por la pérdida del talento del amor, el cual es el depósito más sagrado. El amor de Dios fue lo que salvó a la raza caída de la muerte eterna (MS 136, 1902).

4. (2 Ped. 3: 18; 2 Juan 6). El amor por Cristo no tiene por qué decaer.-
"Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor". La tuya es una decadencia, una declinación en el celo santo; el propósito de él no ha sido abandonado, pero se ha perdido el fervor. El primer amor del que se convierte a Cristo es profundo, pleno y ardiente. Ese amor no tiene que disminuir porque aumenta el conocimiento, porque brilla sobre él una luz mayor y creciente. Ese amor debe hacerse más ferviente a medida que conoce mejor a su Señor...
Dios no aceptará nada que sea menos que la entrega total del corazón. Bienaventurados aquellos que desde el comienzo de su vida religiosa han sido fieles a su primer amor y han crecido en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. El resultado seguro de su relación y compañerismo con su amado Señor será el aumento de su piedad, su pureza y su fervor. Están recibiendo una educación divina, y esto se ilustra con una vida de fervor, de diligencia y de celo...
Debemos procurar conocer nuestras faltas y pecados característicos, que causan tinieblas y debilidad espiritual y apagaron nuestro primer amor (RH 7-6-1887).

4-5 Caída espiritual no advertida.-
En vista de las muchas virtudes enumeradas, cuán sorprendente es la acusación presentada contra la iglesia de Efeso: "Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor". Esta iglesia había sido grandemente favorecida. Fue establecida por el apóstol Pablo. En la misma ciudad estaba el templo de Diana que, en cuanto a su grandeza, era una de las maravillas del mundo [antiguo]. La iglesia de Efeso hizo frente a una gran oposición y algunos de los primeros cristianos sufrieron persecución y sin embargo, precisamente algunos de ellos se apartaron de las verdades que los habían unido con los seguidores de Cristo y en cambio, aceptaron los seductores errores inventados por Satanás.
Este cambio está presentado como una caída espiritual. "Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras", como se las presenta en los versículos precedentes. Los creyentes no se dieron cuenta de su caída espiritual. No advertían el cambio que había ocurrido en sus corazones y que tendrían que arrepentirse por haber dejado de hacer las primeras obras; pero Dios en su misericordia hizo un llamado al arrepentimiento, al regreso a su primer amor y a las obras que siempre son resultado del verdadero amor cristiano (MS 11, 1906).
La pérdida del amor, una caída moral.-
La pérdida del primer amor se especifica como una caída moral. La pérdida de este amor se presenta como algo que afecta toda la vida religiosa. Dios dice de los que han perdido este amor, que a menos que se arrepientan vendrá a ellos y quitará su candelero de su lugar (MS 1, 1906).
6. (Jud. 4). El pecado de los nicolaítas.-
¿Es [nuestro] el pecado de los nicolaítas, convertir la gracia de Dios en libertinaje? (RH 76-1887).
(Rom. 3: 31.) Doctrina de los nicolaítas.-
Se enseña mucho ahora la doctrina que el Evangelio de Cristo ha anulado la ley de Dios, que "creyendo" quedamos liberados de la necesidad de ser hacedores de la Palabra; pero ésta es la doctrina de los nicolaítas que Cristo condenó tan implacablemente (ST 21-1912).

7. (cap. 22: 2). Las hojas del árbol de la vida.-
[Se cita Apoc. 2: 7.] ¿Debemos esperar hasta que seamos trasladados antes de que comamos de las hojas del árbol de la vida? El que recibe en su corazón las palabras de Cristo sabe lo que significa comer las hojas del árbol de la vida. [Se cita Juan 6: 33-63.]
Cuando el creyente en comunión con el Espíritu Santo puede poner su mano sobre la verdad y se apropia de ella, come el pan que desciende del cielo; penetra en la vida de Cristo, y aprecia el gran sacrificio hecho en favor de la raza pecadora.
El conocimiento que proviene de Dios es el pan de vida. Ese pan son las hojas del árbol de la vida que son para la sanidad de las naciones. La corriente de la vida espiritual conmueve el alma cuando se creen y practican las palabras de Cristo. De esa manera somos hechos uno con Cristo. La vida cristiana que era débil y endeble, se fortalece. Para nosotros es vida eterna si retenemos firme hasta el fin el principio de nuestra confianza.
Toda verdad debe ser recibida como la vida de Jesús. La verdad nos purifica de toda impureza y prepara el alma para la presencia de Cristo. Cristo, la esperanza de gloria, es formado en lo íntimo (MS 103, 1902).

7, 11, 17, 29. (cap. 3: 6, 13, 22). Los oídos cerrados a insensateces y necedades.-
"El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias". Si vosotros oís "lo que el Espíritu dice a las iglesias" y meditáis en la instrucción que se les da, vuestros oídos estarán cerrados para las insensateces y necedades que os rodean. No oiréis ni repetiréis esas cosas, ni nunca las desearéis. Si Cristo satisface el hambre de vuestra alma, esas trivialidades son insípidas y desagradables para vosotros. No halláis deleite en ellas, sino que, en cambio, elegiréis el pan del cielo (MS 92, 190l).

9. La sinagoga de Satanás.-
Cristo dice que la iglesia sobre la cual Satanás preside es la sinagoga de Satanás. Sus miembros son los hijos de desobediencia. Son los que prefieren pecar, que trabajan para anular la santa ley de Dios. La obra de Satanás es mezclar el mal con el bien y eliminar la distinción entre uno y otro. Cristo desea tener una iglesia que trabaja para separar el mal del bien, cuyos miembros no toleran voluntariamente la maldad, sino que la eliminan del corazón y de la vida (RH 4-12-1900).

10. Coronas concedidas por Cristo.-
En ese día del castigo final y de la recompensa final, los santos y los pecadores reconocerán en Aquel que fue crucificado al juez de todos los vivientes. Cada corona que sea dada a los santos del Altísimo será concedida por las manos de Cristo: aquellas manos que crueles sacerdotes y gobernantes condenaron a ser clavadas en la cruz. Sólo él puede dar a los hombres el consuelo de la vida eterna (RH 22-11-1898).

Marko
Admin

Mensajes : 103
Puntos : 309
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/08/2010
Edad : 32
Localización : Bahía Blanca

Ver perfil de usuario http://adventistas.foro-argentina.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.