Adventista


Últimos temas
» Juegos Biblicos en PDF
Sáb Feb 26, 2011 6:27 am por Marko

» No descargue su mal humor con sus hijos
Sáb Nov 06, 2010 9:49 pm por Marko

» Vivamos la felicidad en el hogar
Sáb Nov 06, 2010 9:48 pm por Marko

» Capítulo 1
Mar Ago 31, 2010 8:15 am por Marko

» Capítulo 2
Mar Ago 31, 2010 8:14 am por Marko

» Capítulo 3
Mar Ago 31, 2010 8:14 am por Marko

» Capítulo 4
Mar Ago 31, 2010 8:13 am por Marko

» Capítulo 5
Mar Ago 31, 2010 8:12 am por Marko

» Capítulo 6
Mar Ago 31, 2010 8:12 am por Marko

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Diciembre 2017
DomLunMarMiérJueVieSáb
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Palabras claves

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Visitas
free counters

La muerte por hipertermia puede ser consecuencia de un cambio de rutina

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La muerte por hipertermia puede ser consecuencia de un cambio de rutina

Mensaje por Marko el Mar Ago 31, 2010 6:51 am

Tan sólo en Estados Unidos, cada año cerca de 37 bebés y niños pequeños mueren cuando quedan atrapados accidentalmente en sus asientos de bebé o dentro de autos que se calientan rápidamente. Esto puede pasarle a cualquiera.

Mary Parks y su esposo, Jeff, lo tenían todo: la casa, los trabajos y dos bebés adoptados en Guatemala. Agosto y septiembre de 2007 fueron meses estresantes. Juan, de 23 meses de edad, y su hermano Byron, de 4 años, habían estado enfermos una y otra vez. Los días de la pareja habían estado llenos de visitas a los doctores, juntas de negocios, visitas a familiares y mucha ansiedad. El 7 de septiembre, después de cuidar la fiebre de Byron la noche anterior, lo dejó en casa para llevar a Juan a la guardería.

Muy rara vez llevaban a un solo niño a la guardería, y pocas veces iba a trabajar si alguno de sus hijos estaba enfermo, pero esta vez, Mary y Jeff decidieron cambiar de papeles. Después de que comenzó a conducir se dio cuenta de que Juan estaba dormido. Esa fue la última vez que recordó que Juan estaba en el auto. “Ya no llevábamos pañalera a la guardería, así que no había nada que me pudiera recordar que él iba en el auto”, dijo. Tampoco lo podía ver desde el espejo retrovisor: era muy pequeño y no alcanzaba a verlo. Tal vez lo más importante es que no estaba presente, platicando y haciendo cosas. “Nunca se dormía en el auto”, explicó Parks.

En vez de detenerse en la guardería, siguió conduciendo hacia el trabajo. Parks tomó su bolsa de asiento del copiloto, entró a su oficina, y tuvo “un día normal”: habló con su supervisor, comió en su oficina, llamó a Jeff para preguntarle cómo estaba Byron, e incluso dijo a sus colegas que como Juan también había estado enfermo, tal vez tendría que irse temprano a casa. Después del trabajo, Parks fue al mercado, compró la cena y siguió conduciendo hacia la guardería. Al llegar, su maestra le preguntó si Juan se había quedado en casa porque estaba enfermo.

“No”, dijo Parks. “Lo traje esta mañana”. La maestra le dijo que no había sido así. En sólo un momento ella recordó lo que había pasado, y de inmediato pensó en el terrible calor que había hecho ese día. Corrió al auto, tomó al bebé y comenzó a gritarle para despertarlo, pero estaba tieso como un muñeco. Parks entró a la enfermería de la guardería, intentarlo resucitarlo con primeros auxilios mientras llamaban a emergencias. “Grité por ayuda, pero sabía que estaba muerto”, dijo.

Juan murió de hipertermia, que ocurre cuando la temperatura del cuerpo aumenta sin control. Eso le ha pasado a cerca de 450 bebés en Estados Unidos desde 1998. Ocurre, en promedio, una vez a la semana entre primavera y otoño.

Los bebés y los niños pequeños no pueden regular su temperatura corporal bien, pues se calientan entre tres y cinco veces más que un adulto, sobre todo en un auto, donde las ventanas crean un efecto invernadero y la temperatura aumenta más rápido que afuera. También depende a qué hora tomó su última bebida.

El clima frío no es garantía de seguridad, pues los niños envueltos en sus cobijas también han sucumbido cuando fuera del auto está fresco. A pesar de lo que algunos creen, bajar un poco una ventana apenas ayuda, pues ese aire que entra puede ser absorbido por los asientos y la tapicería.

Algunos padres dejan negligentemente a sus hijos en el auto mientras bajan a la tienda, y otros niños se meten a los autos sin que nadie los vea y quedan atrapados. Pero en la mayoría de los casos, las muertes ocurren cuando las víctimas son olvidadas porque sus padres tienen desastrosas faltas de concentración.

Esto podría pasarle a cualquiera, no tiene nada que ver con el amor que le tengan a sus hijos, y es una trágica forma de aprender cómo funciona el cerebro.

Todos tenemos sistemas de memoria opuestos, explicó el doctor David Diamond, científico del Hospital de Veteranos en Tampa, Florida. La parte primitiva del cerebro dirige nuestros hábitos. Ese sistema te permite conducir a casa sin pensar en las consecuencias de cada movimiento. El segundo sistema, ubicado en regiones del cerebro más avanzadas, es responsable de planes a corto plazo, como comprar leche de camino a casa. Y como a todos a los que se nos ha olvidado pasar por leche, el sistema de hábitos primitivos es más poderoso. Diamond dice que es difícil recordar todo el tiempo que debes hacer algo.

Claro que olvidar a tu hijo no es lo mismo que olvidar la leche, pero es lo mismo para la parte primitiva del cerebro. Si estás distraído o preocupado, y no es habitual que hagas cierta actividad, esto puede pasar. Al igual que Mary Parks, realizas acciones en automático y aíslas otros factores poco frecuentes. Incluso se puede desarrollar un sistema de memoria falso. “El cerebro es muy bueno para llenar brechas, y recordarás que hiciste algo”, dijo Diamond.

Pero irónicamente las muertes en autos se han vuelto más comunes gracias a las medidas que se toman para proteger a los pasajeros jóvenes, como hacer que viajen en el asiento trasero y voltearlos hacia atrás. Estas precauciones, que se estandarizaron en la década de 1990, son importantes porque protegen a los bebés de las bolsas de aire, pero también pueden “esconderlos”.

A Diamond también le ha pasado: olvidó a su nieta bebé en el auto en una visita a un centro comercial, pero su esposa iba con él y ella recordó que la bebé los acompañaba. Los expertos creen que cada año hay miles de situaciones “casi”, pero pocas veces la historia se hace pública, lo que hizo que la gente sacara conjeturas acusadoras sobre la tragedia de Parks.

El dolor y la culpa

“La gente asume que esto le pasa a los malos padres, los que toman y usan drogas, incluso a los padres abusivos”, dijo Janette Fennell, fundadora de Kidsandcars.org, un grupo que fomenta la seguridad de los niños.

En ocasiones, otras madres comentan que gente como Parks debería morir de la misma forma que sus hijos, porque la gente quiere distanciarse de estas situaciones con tal fervor que demonizan a las personas. “Pero no es así, el 95 por ciento de la gente a la que le ocurre esto es gente maravillosa”, pertenecen a todas las clases sociales y tienen todo tipo de trabajos.

Tal es el caso de Jodie Edwards y Raelyn Balfour. Al igual que Parks, estas mamás siempre han sido fanáticas de la seguridad, y tienen todos los aparatos, desde monitores hasta puertas para bebés.

Ambas son madres amorosas que jamás pensaron poder dejar a sus hijos en el auto porque son sobreprotectoras. Balfour incluso pensó que las madres a las que les ocurría esto no tenían bien planteadas sus prioridades. Eventualmente, las dos perdieron a un hijo de la misma forma que Parks: por un cambio en la rutina, un bebé dormido y ningún recordatorio de que estaba ahí.

Bryce, el hijo de Balfour, era un niño juguetón de nueve meses cuando falleció. La hija de Edwards, Jenna, amaba las mariposas y la música y tenía casi 11 meses e edad. Ambos bebés murieron en los autos de sus mamás, estacionados fuera de sus oficinas.

Arrepentimiento de por vida

Mientras Mary Parks cuenta su historia, se sienta en el mismo sofá donde arrullaba a Juan y habla del día en que murió. Ella quiere que la gente entienda que un padre, incluso uno muy inteligente, puede dejar a su hijo accidentalmente en el auto hasta que sea demasiado tarde, y espera que toda la gente tome todas las medidas para evitar que le pase a alguien más. “Me estoy asegurando de que ningún otro niño muera así, y ésta es mi forma de amar a Juan hoy”.

En los dos años posteriores a la muerte de Juan, Parks ha atravesado una terrible situación legal y la peor culpa. Se le acuso de abuso y negligencia, y no pudo estar con Byron en los siguientes 15 meses. Después, al igual que el 60 por ciento de los adultos que atraviesa estas tragedias, enfrentó acusaciones penales. Además de ayudar a su esposo y a su hijo a lidiar con la pérdida de su hijo y hermano, temió ir a la cárcel.

Aunque los matrimonios suelen fracasar cuando un hijo muere, Parks dice que el suyo se fortaleció. Claro que ambos cambiaron: Jeff se volvió más introvertido, mientras que ella habla y llora, pero con ayuda de su iglesia, de su familia y de sus amigos, lograron sobrevivir. Jeff nunca dudó que la muerte haya sido accidental, y nunca la culpó de nada.

En diciembre, Parks recibió un voto de confianza por parte del sistema legal, y se retiraron todos los cargos en su contra por falta de evidencia de un intento criminal. Desde entonces, ha pasado mucho tiempo como voluntaria en Kidsandcars.org.

Parks tiene una fotografía tomada el día de las madres previo a la muerte de Juan, donde está sentado en sus piernas. Parks sonríe en la fotografía, pero mientras la sostiene, llora. “Quiero decir a los padres que aunque no crean que les puede pasar, tomen todas las precauciones. Sólo toma dos segundos ver el asiento trasero antes de bajar del auto. Si no lo hacen, podrían arrepentirse de por vida”.

Marko
Admin

Mensajes : 103
Puntos : 309
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/08/2010
Edad : 32
Localización : Bahía Blanca

Ver perfil de usuario http://adventistas.foro-argentina.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.