Adventista


Últimos temas
» Juegos Biblicos en PDF
Sáb Feb 26, 2011 6:27 am por Marko

» No descargue su mal humor con sus hijos
Sáb Nov 06, 2010 9:49 pm por Marko

» Vivamos la felicidad en el hogar
Sáb Nov 06, 2010 9:48 pm por Marko

» Capítulo 1
Mar Ago 31, 2010 8:15 am por Marko

» Capítulo 2
Mar Ago 31, 2010 8:14 am por Marko

» Capítulo 3
Mar Ago 31, 2010 8:14 am por Marko

» Capítulo 4
Mar Ago 31, 2010 8:13 am por Marko

» Capítulo 5
Mar Ago 31, 2010 8:12 am por Marko

» Capítulo 6
Mar Ago 31, 2010 8:12 am por Marko

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Octubre 2017
DomLunMarMiérJueVieSáb
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Palabras claves

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Visitas
free counters

Corazones jóvenes en peligro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Corazones jóvenes en peligro

Mensaje por Marko el Mar Ago 31, 2010 7:25 am

El infarto dejó de ser exclusivo para los adultos mayores y cada día es más frecuente que gente de 30 años sufra uno. Entérate por qué.

En estos días ya no es una novedad escuchar que un hombre joven, haya sufrido un infarto y haya muerto por esa causa. Es un tema preocupante por la frecuencia de los casos y también porque siempre hemos pensado que los ataques cardiacos tienen que ver con la edad avanzada. Sin embargo, los hechos demuestran que esto no es así y que el estilo de vida que muchos llevan en la actualidad influye considerablemente en esta alarmante realidad.
El doctor Agustín Loor, cardiólogo, explica que si bien hoy en día los casos de infarto en gente joven son muy frecuentes, en autopsias realizadas en la Segunda Guerra Mundial a fallecidos de 18 a 22 años ya se encontraron casos de arterioesclerosis, lo que demuestra que cuando hay tensión, altos niveles de grasa y de colesterol, malos hábitos, presión alta y tabaquismo, se da la destrucción estructural de las paredes de las arterias coronarias y se van estrechando, lo que lleva a un infarto. ”Y no es necesario tener esa vida por 40 ó 50 años para tener uno, pues puede ocurrir por factores heredo-familiares en chicos jóvenes que fuman, que tienen la presión alta y no reciben tratamiento”, asegura.

Prevenir y cuidarse
El infarto es la muerte de una zona del corazón, debido a que una arteria que irriga esa área se obstruye totalmente por grasa y un coágulo de sangre. Un dolor en el pecho puede anunciar un ataque, pero hay pacientes que también presentan síntomas de frialdad, palidez, decaimiento, náuseas, vómito, la punta de la nariz y los labios un poco azulados o dolor en lo que conocemos como la boca del estómago, lo que indica que hay un infarto en la pared interior del corazón.

En los últimos años es más común encontrar gente joven con diabetes e hipertensión que no son tratadas, además de personas con obesidad y síndrome metabólico; esto eleva las probabilidades de ser víctima de este mal. Aún más si hay factores hereditarios, “es decir, aquel chico que tiene un padre que ha padecido un infarto, tiene más posibilidades de sufrir uno, y si el padre es diabético esto aumenta. Y si lleva una vida sedentaria, si es obeso, si fuma y tiene hipertensión son muchos factores que predisponen el curso de desarrollo de la enfermedad coronaria”, explica el doctor Loor.

Algo que también puede influir en que un treintañero se infarte es la falta de control médico. El especialista señala que hasta los 10 años de edad, los padres acostumbran a llevar a su hijo al pediatra, pero después solo si existe algún problema. Lo que se repite en el adulto a no ser que le moleste o se detecte algo. ”Ultimamente veo que hay gente que tiene 30 años y vienen a chequearse porque van a entrar a un gimnasio o tienen sobrepeso o van a hacerse una cirugía estética, mas no es frecuente que una persona joven, que practica algún deporte lo haga…pero todas las personas deben hacerse un chequeo a los 30 años, otro a los 35, otro a los 40 y luego de eso cada dos años y desde los 50, anualmente. No solo un examen para tomar la presión, sino un examen de laboratorio para descartar algunas cosas, como problemas hepáticos, tumores malignos, problemas renales, hipertensión y colesterol alto”, recomienda.

Cambiar de vida…en serio
Según estadísticas ecuatorianas, del grupo que sufre infartos, entre el 10 y 15% están en el rango de edad de 25 a 35 años. Los menores de 25 corresponden a un 2 ó 3%. Estas cifras deben llevarnos a replantear nuestros hábitos de vida y ayudar a mejorarlos si tenemos cerca a personas que reúnan las características para sufrir un ataque al corazón. El chequeo médico como conducta usual es imprescindible, pero también desarrollar una actividad física por los menos 3 ó 4 veces por semana (si es caminata, esta debe ser enérgica), no fumar y no ingerir grasas saturadas que son de origen animal como chancho, vísceras, grasa, mantequilla, exceso de queso y frituras. Además, “controlar los niveles de colesterol en la sangre; si están altos, corregirlos o tomar medicamentos para eso. Tomarse la presión y si está alta, tratársela. Y si se tiene otras cosas como diabetes o ácido úrico elevado, manejarlas”, aconseja el médico.

En el caso de la presión arterial, indica el especialista, “esta debe ser de 120 – 80. Cuando hay más de 130 sobre 85 es una presión normal alta, pero si es de más de 135 y más de 85 se es hipertenso. Si se tiene presión normal alta no es necesario acudir a consulta, pero sí comer con poca sal, evitar el exceso de peso y hacer ejercicio diario”.

Qué hacer si…
Tengo una punzada en el pecho: Cuando el dolor es en el centro del pecho, se va para el lado izquierdo de la mandíbula, el hombro izquierdo y el lado interno del brazo, tienes angina de pecho, que ocurre cuando el corazón no está recibiendo suficiente sangre oxigenada. Es el paso previo al infarto y se puede solucionar colocando un resorte para la arteria o stent, o con un tratamiento intensivo para que no progrese el estrechamiento de alguna arteria. Debes llevar siempre una pastilla que se llama microglicerina, que debe colocarse debajo de la lengua, para aliviar el dolor anginoso.

Tengo un infarto: Si eres víctima de un ataque al corazón debes acudir inmediatamente a la emergencia de una clínica y llamar a un cardiólogo. Nunca hagas ningún tipo de actividad física, no comas, no sigas trabajando ni corras pensando que esto hará que el dolor pase. Si estás junto a alguien que está sufriendo un infarto, inmovilízalo y llévalo a un hospital. Si es posible, dale una tableta de aspirina de adultos de 500 mg con un vaso de agua, esta tiene un efecto antiplaquetario, antitrombótico y puede disminuir un poco la coagulación de la sangre

Marko
Admin

Mensajes : 103
Puntos : 309
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/08/2010
Edad : 31
Localización : Bahía Blanca

Ver perfil de usuario http://adventistas.foro-argentina.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.