Adventista


Últimos temas
» Juegos Biblicos en PDF
Sáb Feb 26, 2011 6:27 am por Marko

» No descargue su mal humor con sus hijos
Sáb Nov 06, 2010 9:49 pm por Marko

» Vivamos la felicidad en el hogar
Sáb Nov 06, 2010 9:48 pm por Marko

» Capítulo 1
Mar Ago 31, 2010 8:15 am por Marko

» Capítulo 2
Mar Ago 31, 2010 8:14 am por Marko

» Capítulo 3
Mar Ago 31, 2010 8:14 am por Marko

» Capítulo 4
Mar Ago 31, 2010 8:13 am por Marko

» Capítulo 5
Mar Ago 31, 2010 8:12 am por Marko

» Capítulo 6
Mar Ago 31, 2010 8:12 am por Marko

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Octubre 2017
DomLunMarMiérJueVieSáb
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Palabras claves

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Visitas
free counters

A mi hijo le rechinan los dientes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A mi hijo le rechinan los dientes

Mensaje por Marko el Mar Ago 31, 2010 7:32 am

Cuando un niño o una niña empieza a quejarse en las mañanas al despertar que le duele la mandíbula e incluso que a veces tiene la sensación de que sus dientes se mueven, los padres como es natural se preocupan. Una vez que consultan con el dentista, se informan de que lo que le está sucediendo al niño o a la niña es que la tensión que se va acumulando durante el día la descargan de manera inconsciente mediante la presión que ejercen con os dientes, lo cual produce un rechinamiento involuntario al que se le ha dado el nombre de bruxismo.

Según los especialistas, el bruxismo, conocido también como rechinamiento involuntario de los dientes en la mayoría de las veces se produce debido a la tensión emocional y afecta tanto a niños como a los adultos, por lo general durante el descanso, cuando duermen aunque, en ocasiones también se puede producir cuando están despiertos.

Lo que sucede es que los dientes rechinan a consecuencia de la tensión que se acumula en la zona de la mandíbula que lleva a que los dientes se aprieten con fuerza y, luego de algún tiempo y debido a la presión continua, aparece una sensación de dolor en la mandíbula y en las zonas musculares alrededor de la misma.

Si bien el bruxismo, como se ha indicado anteriormente, tiene un origen de tipo psicológico, en ocasiones puede su origen también puede provenir de alguna clase de alteración física.

Los especialistas anotan las siguientes causas para su manifestación:

1. Causas de origen psicológico:
Trastornos o alteraciones que pueden desencadenar la tensión emocional o el estrés en los niños. Una de estas alteraciones pudiera ser la hiperactividad de esos niños que no paran ni un instante durante el día realizando toda clase de actividades y que eso les lleva en la noche a seguir con su ritmo y por ello terminan apretando y rechinando los dientes mientras duermen.

2. Causas de origen físico:

Entre estas pudieran estar
- Cefaleas (dolores de cabeza)
- Dolor de oídos
- Aparición de nuevos dientes o caída de los dientes de leche
- Mala posición de los dientes

Si la tensión acumulada alrededor de la mandíbula no es intensa, no será necesario tomar medida alguna pues solamente se debe a un tipo de conducta exclusivamente al dormir y no tiene mayor trascendencia. Seguramente esa tensión y rechinamiento de dientes desparecerán con el tiempo. Pero sí se debe actuar en los casos en los que los dolores sean más molestos y persistan o en el caso de que los dientes empiecen a dañarse. Sin duda, a largo plazo el bruxismo pudiera causar un desgaste de los dientes y en casos extremos incluso su ruptura. Cuando los niños tienen aparatos para corregir los dientes y la mordida, estos pueden desencajarse y ya no cumplirían con su función. Lo mejor será consultar tanto con el pediatra como con el odontólogo para ver cómo manejar el asunto.
Generalmente lo que se hace es colocar una placa de descarga que evita el desgaste de los dientes y la mala posición de la mandíbula.

Cuando el problema es a causa de algo psicológico, existen técnicas de relajación que ayudan a combatir los momentos de tensión emocional o el estrés que pudiera estar enfrentando el niño. Estas técnicas logran que tal conducta se atenúe. En todo caso, lo más recomendable es acudir al pediatra quien podrá indicar cuál es el tratamiento más adecuado para el caso en particular. Si las causas tienen origen odontológico, los especialistas en el campo recomiendan que los niños duerman con una placa especial cuya función es relajar los músculos masticatorios y controlar y disminuir el hábito de rechinar los dientes. Mientras los niños estén bajo el tratamiento para evitar este hábito, deben igualmente evitar la masticación continua durante el día, por ejemplo el masticar chicle, morder lápices, palos de helado o algo similar.

Marko
Admin

Mensajes : 103
Puntos : 309
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/08/2010
Edad : 31
Localización : Bahía Blanca

Ver perfil de usuario http://adventistas.foro-argentina.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.