Adventista


Últimos temas
» Juegos Biblicos en PDF
Sáb Feb 26, 2011 6:27 am por Marko

» No descargue su mal humor con sus hijos
Sáb Nov 06, 2010 9:49 pm por Marko

» Vivamos la felicidad en el hogar
Sáb Nov 06, 2010 9:48 pm por Marko

» Capítulo 1
Mar Ago 31, 2010 8:15 am por Marko

» Capítulo 2
Mar Ago 31, 2010 8:14 am por Marko

» Capítulo 3
Mar Ago 31, 2010 8:14 am por Marko

» Capítulo 4
Mar Ago 31, 2010 8:13 am por Marko

» Capítulo 5
Mar Ago 31, 2010 8:12 am por Marko

» Capítulo 6
Mar Ago 31, 2010 8:12 am por Marko

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Octubre 2017
DomLunMarMiérJueVieSáb
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Palabras claves

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Visitas
free counters

Capítulo 22

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capítulo 22

Mensaje por Marko el Mar Ago 31, 2010 8:03 am

Versículos 1-2 (cap. 7:17). Educación superior en la vida futura.-
Cristo, el Maestro celestial, guiará a su pueblo al árbol de la vida que crece a cada lado del río de la vida, y explicará a los suyos las verdades que no podían entender en esta vida. En aquella vida futura su pueblo obtendrá la educación superior en su plenitud. A los que entren en la ciudad de Dios se les colocará sobre sus cabezas coronas de oro. Será una escena de gozo que ninguno de nosotros puede permitirse perder. Echaremos nuestras coronas a los pies de Jesús, y vez tras vez le daremos gloria y alabaremos su santo nombre. Los ángeles se unirán en los cantos de triunfo. Tocando sus arpas de oro llenarán todo el cielo con dulce música y cantos al Cordero (MS 31, 1909)

Versículo 2 (cap. 2:7; Gén. 2:4; Juan 5:39). Poder vivificante del árbol de la vida.-
El árbol de la vida es una representación del cuidado protector de Cristo por sus hijos. Cuando Adán y Eva comían de ese árbol reconocían su dependencia de Dios. El árbol de la vida poseía el poder de perpetuar la vida, y mientras comieran de él no podían morir. Las vidas de los antediluvianos se prolongaron debido al poder vivificador de ese árbol [poder] que les fue transmitido por Adán y Eva (RH 26-11897).

(Juan 1:4.) El fruto vivificante es nuestro mediante Cristo.-
El fruto del árbol de la vida en el jardín del Edén poseía virtudes sobrenaturales. Comer de él equivalía a vivir para siempre. Su fruto era el antídoto de la muerte. Sus hojas servían para mantener la vida y la inmortalidad, Pero debido a la desobediencia del hombre, la muerte entró en el mundo. Adán comió del árbol del conocimiento del bien y del mal, cuyo fruto aun le había sido prohibido que tocara. Su transgresión abrió las compuertas de la maldición sobre la raza humana.

El Agricultor celestial trasplantó el árbol de la vida al paraíso del cielo después de la entrada del pecado; pero sus ramas cuelgan sobre la muralla hacia el mundo que está más abajo. Por medio de la redención comprada por la sangre de Cristo, aún podemos comer de su vivificante fruto.

De Cristo está escrito: "En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres". El es la fuente de vida. Obedecerle es el poder vivificante que alegra el alma.
Cristo declara: "Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás" [se cita Juan 6:57, 63; Apoc. 2:7 ú. p.] (ST 31-3-1909).

(Sal. 19:10; junto 6:54-57.) El árbol de la vida plantado para nosotros.-
Los hijos de los hombres han tenido un conocimiento práctico del mal; pero Cristo vino al mundo para mostrarles que ha plantado para ellos el árbol de la vida, cuyas hojas eran para la sanidad de las naciones (MS 67, 1898).

Las hojas del árbol de la vida os son ofrecidas. Son más dulces que la miel y que la que destila del panal. Tomadlas, comedias, digeridas, y vuestro miedo se desvanecerá (MS 71, 1898).
Cristo... era el árbol de la vida para todos los que quisieran tomarlo y comerlo (MS 95, 1898).

La Biblia es el árbol de la vida para nosotros.-
Recuerden todos que el árbol de la vida lleva doce clases de frutos. Esto representa la obra espiritual de nuestras misiones en la tierra. La Palabra de Dios es para nosotros el árbol de la vida; cada porción de la Escritura tiene su uso; en cada parte de la Palabra hay alguna lección que aprender. Aprended pues cómo estudiar vuestras Biblias. Este Libro no es un montón de retazos; es un educador. Debéis ejercitar vuestros propios pensamientos antes de poder sacar verdadero beneficio del estudio de la Biblia. Los nervios y los músculos espirituales deben ser ejercitados con la Palabra. El Espíritu Santo hará recordar las palabras de Cristo; iluminará la mente y conducirá en la búsqueda (Carta 3, 1898).

Cristo es el árbol de la vida.-
Cristo es la fuente de nuestra vida, la fuente de la inmortalidad. El es el árbol de la vida, y a todos los que van a él les imparte vida espiritual (RH 26-1-1897).

Versículos 3-4. Una definición del ciclo.-
Cristo es la verdad de todo lo que encontramos en el Padre. La definición del cielo es la presencia de Cristo (MS 58, s/f).

Versículos 10-12 (cap. 4:3; 10:1; 2 Ped. 3:9). Pronto cesará la intercesión de Cristo
Aquel que se ha desempeñado como nuestro intercesor, que oye todas las oraciones y confesiones de arrepentimiento, que está representado con un arco iris rodeando su cabeza, símbolo de gracia y amor, pronto terminará su obra en el santuario celestial. La gracia y la misericordia dejarán entonces el trono, y Injusticia tomará su lugar Aquel a quien han buscado sus hijos, ocupará el lugar que le corresponde: la investidura de juez Supremo (RH 1-1- 1889).

El tiempo de gracia terminará cuando menos se espere.-
El fin del tiempo de gracia vendrá repentina e inesperadamente, cuando menos se lo espere; pero podemos hoy tener un registro limpio en el cielo, y saber que Dios nos acepta, y si somos fieles finalmente seremos reunidos en el reino de los cielos (MS 95, 1906).

No hay un segundo tiempo de gracia.-
No hay un segundo tiempo de gracia para nadie. Ahora es el tiempo de gracia, antes de que el ángel, el ángel de misericordia, pliegue sus alas de oro y descienda del trono, y la misericordia, la misericordia desaparezca para siempre (MS 49, 1894).

(Juan 9;4.) No se ha revelado la terminación del tiempo de gracia.-
Dios no nos ha revelado el tiempo cuando terminará este mensaje, o cuando llegará a su fin el tiempo de gracia. Debemos aceptar para nosotros y para nuestros hijos las cosas que están reveladas; pero no tratemos de saber aquello que ha sido guardado secreto en los consejos del Todopoderoso...

Me han llegado cartas preguntándome si tengo alguna luz especial acerca del tiempo cuando terminará el tiempo de gracia; y yo respondo que sólo tengo un mensaje que dar: que ahora es tiempo de obrar mientras el día dura, porque viene la noche cuando nadie puede trabajar. Ahora, precisamente en este momento, es tiempo de que nosotros estemos velando, trabajando y esperando.
La Palabra de Dios revela que está muy cerca el fin de todas las cosas, y es clarísimo su testimonio de que es necesario que cada persona tenga la verdad plantada en su corazón, de modo que ella controle la vida y santifique el carácter. El Espíritu del Señor está en acción para tomar la verdad de la Palabra inspirada e imprimirla en el alma, de modo que los verdaderos seguidores de Cristo tengan un gozo santo y sagrado que podrán impartir a otros. El tiempo oportuno para que nosotros trabajemos es ahora, precisamente ahora, mientras dura el día. Pero no se le ordena a nadie que escudriñe las Escrituras para afirmar, si fuera posible, cuándo terminará el tiempo de gracia. Dios no tiene un mensaje tal para labios mortales de ninguna clase. No quiere que una lengua mortal declare lo que él ha ocultado en sus concilios secretos (RH 9-10-1894).

Versículos 13-17 (cap. 1: 8). El Alfa y la Omega de las Escrituras.-
Se cita Apoc. 22:13-17.1 Aquí tenemos el Alfa del Génesis y la Omega del Apocalipsis. Se pronuncia una bendición para todos los que guardan los mandamientos de Dios y que cooperan con él en la proclamación del mensaje del tercer ángel (RH S-6-1897).

Versículo 14 (cap. 20:12-13; Rom. 3:31; 2 Cor. 3:7-11). La ciudad de Dios para los observadores de los mandamientos.-Nadie que haya tenido la luz de la verdad entrará en la ciudad de Dios como violador de los mandamientos. La ley divina está en el mismo fundamento de su gobierno en la tierra y en el cielo. Si los hombres a sabiendas han pisoteado y han despreciado la ley de Dios en la tierra, no serán llevados al cielo para que allí hagan lo mismo; no habrá cambio de carácter cuando Cristo venga. La edificación del carácter continuará durante las horas del tiempo de gracia. Día tras día son registradas las acciones en los libros del cielo, y los hombres recibirán su merecido en el gran día de Dios de acuerdo con sus obras. Entonces se verá quién recibe la bendición. "Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol de la vida, y que entren por las puertas en la ciudad" (RH 25-81885).

(Col. 1:26-27.) Viaje en la vida futura.-
Muchos parecen tener la idea de que este mundo y las mansiones celestiales constituyen el universo de Dios. No es así. la multitud de los redimidos viajará de un mundo a otro mundo, y mucho de su tiempo será empleado en escudriñar los misterios de la redención. Y a través de toda la extensión de la eternidad, este tema estará continuamente siendo expuesto ante sus mentes. Los privilegios de los que venzan por la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio de ellos, están más allá de toda comprensión (RH 9-3-1886).

Marko
Admin

Mensajes : 103
Puntos : 309
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 29/08/2010
Edad : 31
Localización : Bahía Blanca

Ver perfil de usuario http://adventistas.foro-argentina.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.